– Las obras tenían previsto realizarse en 15 meses y van por 21 meses.
– La movilidad resulta caótica y por consiguiente más contaminante.
– Los comerciantes critican las deficiencias en las obras ya realizadas y la falta de ayudas a los comercios afectados
– Se acordaron reuniones técnicas con la Federación de Comerciantes Macarena que nunca se han realizado.


La Federación de Comerciantes y Pymes Macarena (FECOMA) continúa con el seguimiento de las obras que empezaron a realizarse, en junio del 2021, con la peatonalización de la Avenida de la Cruz Roja, en la calle Doctor Jiménez Díaz, y que actualmente se están realizando en la Calle Alcalde Manuel Villalobos. FECOMA afirma que las obras siguen afectando al día a día de los negocios del Distrito Macarena, «ya que han modificado la movilidad del barrio, han reducido los aparcamientos y sobre todo son unas obras con un periodo de ejecución de larga duración, y lo que ello comporta para el pequeño comercio». Denuncian que «desde el ayuntamiento se nos informó que esta obra tendría una duración de 15 meses debiendo terminarse en septiembre del 2022 y nos encontramos en marzo del 2023 sin tener certeza de cuando se terminará».

La organización indica que «ya sabíamos que las fechas fijadas por el Ayuntamiento no se iban a cumplir, y aunque en diferentes reuniones informábamos al Distrito Macarena por una parte y al Ayuntamiento por otra, ambas administraciones nos trasladaban que los tiempos se cumplirían, hecho que evidentemente no ha pasado, por lo que desde nuestra entidad mostramos nuestra indignación por las consecuencias económicas negativas que conlleva esta demora para el pequeño comercio de la zona». El argumento, en su momento, según recuerdan, «fue el retraso de dos meses debido a la huelga del transporte, el cual no se sostiene, ya que actualmente llevamos seis meses de retraso».

«Somos conscientes, continúan los comerciantes, que una obra nunca es gustos de todos, pero lo que no puede permitirse es que una obra empobrezca y deteriore el comercio del barrio. Creemos que el Ayuntamiento debería haber realizado un plan de impacto, y haber creado ayudas directas, para mitigar en la medida de lo posible, la precaria economía de los comercios afectados, que aún intentan sobrevivir y que no pueden esperar. Por el contrario, nos encontramos como única respuesta, una reducción mínima en el impuesto de la basura o de veladores cuando se terminen las obras».

«Por otra parte, tras la supuesta finalización de las obras en la Avd. de la Cruz Roja y en la calle Doctor Jiménez Díaz hemos realizado un análisis de la Avd. de la Cruz Roja y hemos detectado cantidad de deficiencias en el asfaltado, con ondulaciones, desniveles, mala colocación de adoquines, falta de iluminación, cantidad de vallas y falta de bancos, entre otras incidencias», denuncian los comerciantes, que se quejan de la ausencia de reuniones con las diferentes áreas municipales  que actúan en las obras, como por ejemplo, el área de parque y jardines, algo que no se habría producido, con lo que la entidad no ha podido realizar propuestas; en el caso de los encuentros que se han realizado, tan solo «han sido para informarnos de las decisiones tomadas y nunca para trabajar conjuntamente».

Igual sucede con el Área de Movilidad, ya que «ante las críticas recibidas por los vecinos y comerciantes sobre la desaparición de cinco líneas de autobuses, han decidido retomar por la zona la línea 11. El transporte público no es solo de vital importancia para los vecinos de la zona, en su mayoría, de edad avanzada, sino para atraer a clientes a una zona comercial importante».

«Debido a la falta de transporte público, modificación en los sentidos de las calles y la reducción de aparcamientos, nos encontramos el problema añadido, de las personas que viven o visitan en transporte privado, se encuentran que no tienen aparcamientos y deben de circular para entrar y salir repetidas veces de las diferentes calles en búsqueda de aparcamiento con el aumento de la contaminación que ello conlleva, cuando uno de los fines principales de estas importantes obras, eran la reducción de emisiones contaminantes», añade FECOMA.

Tras todos estos problemas e inconvenientes, la Federación de Comerciantes y Pymes Macarena pide al Ayuntamiento de Sevilla «que finalicen las obras ya, y por otra parte que estas obras se realicen lo mejor posible, para no estar continuamente de obras, por las reparaciones de una mala finalización y que tengan en cuenta la situación económica nefasta de los comercios afectados por tantos meses de obras».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *