El Corredor Sudoeste Ibérico, entidad que agrupa a empresas e instituciones del Sudoeste de la Península Ibérica que reivindican la mejora de las infraestructuras y las condiciones de vida en esta zona del territorio europeo, ha convocado una nueva edición del Foro Ibérico, jornadas en las que se exponen problemáticas y soluciones para los problemas que tiene planteadas la zona.

El Foro alcanzará su octava convocatoria, y se celebrará el 6 de mayo de 2024, a partir de las 17.30 horas, en el Auditorio Castellana, 33 de Madrid (Auditorio Mutua Madrileña). Reproducimos en Diario 24 Emprende el texto que fundamenta esta cita y la forma de inscribirse, a través del formulario que se puede encontrar en el enlace https://corredorsudoesteiberico.net/viii-foro-corredor-sudoeste-iberico-madrid-6mayo-2024/ :

«El Corredor Sudoeste Ibérico, entendido como la conexión ferroviaria entre Madrid y Lisboa/Sines, incomprensiblemente todavía no existe. Ni en la práctica, por la falta de infraestructuras y servicios de transportes eficientes, ni en la mente de decisores y opinión pública de Portugal y España, a pesar de haber formado parte de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T / TEN-T) desde su primera configuración y en la actualidad forme parte de la Red Básica del Corredor Atlántico, así como de la progresiva concienciación de la importancia de la cooperación y sinergias ibéricas y las evidentes relaciones comerciales e interdependencias de los dos países. Hasta el momento ha sido una continuada historia de compromisos incumplidos que han provocado desconfianza,  incredulidad e incluso la ironía.

Tras más de veinte años con compromisos de ambos países y de la EU sobre la ejecución de unas infraestructuras de altas capacidades de mercancías y pasajeros, dentro del Corredor Atlántico de la RTE-T, que conecten las ciudades y puertos de Lisboa /Setúbal/Sines con Madrid y con el Corredor Mediterráneo sigue siendo un proyecto que no tiene una definición completa y concreta, con demasiadas incertidumbres de trazados y de tiempos de ejecución, lo que ha generado gran desconfianza sobre la completa realización de los compromisos reiteradamente realizados y sus excesivos aplazamientos temporales. Más incomprensible aún es que, en la actualidad, no exista una conexión directa en tren entre Madrid y Lisboa, y la única posibilidad existente requiera dos transbordos y un tiempo de viaje de nueve horas y media, siendo la conexión aérea internacional con más pasajeros del aeropuerto de Madrid a pesar de haber llegado al máximo de capacidad la conexión aérea entre las dos capitales ibéricas debido a la saturación del aeropuerto de Lisboa. Una situación no solo incomprensible, sino inadmisible.

Desde la plataforma empresarial luso-española Sudoeste Ibérico en Red, creada en 2017, se pretende impulsar y hacer realidad las Conexiones del Sudoeste Ibérico como un nuevo espacio de flujos para el desarrollo dentro del Corredor Atlántico. Tan importante es ir avanzando en las infraestructuras planificadas, permitiendo mejorar la movilidad y las interconexiones, como ir tomando conciencia de esas mejoras, de las expectativas futuras y próximos pasos a realizar. Cada paso nos permite ir construyendo los Corredores del Sudoeste Ibérico. Este año 2024 es especialmente importante cerrar los temas pendientes y la adquisición de compromisos políticos, tanto por la implicación de fondos europeos en sus distintos procesos presupuestarios como por el inicio en España, Portugal y la UE de nuevos ciclos políticos con una perspectiva de cuatro años, así como la necesidad de concretar una conexión imprescindible de cara al Mundial de Futbol del 2030, que previsiblemente se celebrará en la Península Ibérica.

En diciembre de 2021 se inició desde la Comisión Europea un proceso de Revisión de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T) que ha concluido en diciembre de 2023 con un acuerdo provisional entre la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa sobre el Reglamento que sustenta la Red Transeuropea de Transportes que incluye fuertes incentivos para aumentar el uso de formas de transportes más sostenibles y mejorar la multimodalidad dentro del sistema europeo de transportes. Estos acuerdos provisionales deben ser aprobados formalmente por los estados miembros en el primer trimestre de 2024. La puesta en marcha de la nueva RTE-T y de sus nuevos corredores de transporte serán tratados en unas Jornadas de “Conecta Europa” que se celebrará en Bruselas del 2 al 5 de abril del 2024, y en las que el 3 de abril está previsto que participen los representantes de los Gobiernos de España y Portugal exponiendo los compromisos de ambos gobiernos para el lanzamiento de la aplicación del Reglamento RTE-T revisado.

Entre los acuerdos adoptados figuran, que la conexión ferroviaria de pasajeros de alta velocidad y de mercancías entre Madrid y Lisboa forma parte de la Red Básica del Corredor Atlántico, que como criterio general obligatorio debe estar concluido en 2030 con las características estándar que marca el Reglamento. Así mismo para garantizar la finalización oportuna de la Red Básica en 2030 estos acuerdos también incluyen una mejor gobernanza con “Actos de Ejecución” (Implementing Acts EU) para los principales tramos transfronterizos y otros tramos nacionales específicos a lo largo de los corredores europeos, lo que garantizará la coherencia cuando se establezcan prioridades en materia de infraestructuras e inversiones.

Aprovechando el comienzo de esta nueva etapa, en la que urge la ejecución del nuevo Reglamento para que esté concluida la infraestructura entre Madrid y Lisboa en 2030 y podamos cumplir los compromisos con la Unión Europea, y a la vez la celebración de Elecciones al Parlamento Europeo, con lo que puede ser una buena ocasión para que los candidatos muestren sus compromisos en este asunto de vital importancia para vertebrar Europa y garantizar la Cohesión Económica, Social y Territorial y las políticas de movilidad sostenible, creemos de gran importancia e interés colectivo la celebración de este VIII Foro Ibérico sobre el Corredor Atlántico centrado en  las conexiones del Sudoeste Ibérico, especialmente la conexión entre Madrid y Lisboa por su situación periférica y desconectada de la red europea».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *