La patronal de empresarios recalca que “la hoja de ruta que se nos está presentando para los próximos años viene cargada de más impuestos, de más costes laborales y de más subidas de cotizaciones”, y así es imposible crecer y mantenerse.

Febrero deja un leve descenso del paro en Salamanca con 110 desempleados menos que en enero, alcanzando el total de 18.427 parados. A nivel nacional, el número de parados se redujo en 7.452 personas hasta los 2.760.408 desempleados, la cifra más baja desde 2008 para este mes.

Aunque los datos publicados este lunes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, parecen esperanzadores y dejan ver un cambio en la tendencia a la ralentización que se venía advirtiendo de forma más acusada en el segundo semestre de 2023 y principios de este año, desde la Confederación de Empresarios de Salamanca (CES) muestran prudencia y, a tenor de la realidad actual que vive el sector empresarial, siguen pronosticando un 2024 “complicado” para las empresas y el empleo, debido a «las durísimas condiciones que soportan en la actualidad las pymes y autónomos, ya que la hoja de ruta que se nos está presentando para los próximos años viene cargada de más impuestos, de más costes laborales y de más subidas de cotizaciones. Va a ser un año difícil para la inversión y sin tirón del empleo”.

Antonio Rollán, presidente de CES, subraya que “el Gobierno ha elevado el SMI un 54% en los últimos 6 años, pasando de los 736 euros en 2018 hasta los 1.134 para este 2024; nuestras empresas están perdiendo competitividad, sus márgenes de beneficio y su liquidez son cada vez menores, se encuentran con muchos obstáculos para crecer y, en muchas ocasiones, para mantenerse, lo que implica una pérdida de empleo considerable”.

«Si bien nuestra economía ha manifestado su resiliencia a lo largo del año pasado, la incertidumbre que existe, la amenaza inflacionaria, el tensionamiento de la política monetaria y sus repercusiones sobre el consumo, auguran una desaceleración para 2024 que preocupa al tejido productivo y condiciona sus decisiones de inversión», según la organización.

En este contexto, CES insiste en que siguen siendo necesarias reformas y medidas pro-empresa. “La empresa tiene que situarse en el centro de la política económica del Gobierno” como pieza clave de nuestro sistema económico. Esto, sin olvidarnos, de que es fundamental que se promueva un entorno propicio para el crecimiento, la transformación y la creación de empleo.

En este punto, desde CES se quiere “agradecer el esfuerzo que están haciendo los empresarios en su apuesta por el crecimiento económico y su heroico trabajo como generadores de empleo y riqueza para nuestro país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *