El presidente de Pimec, Antoni Cañete, ha reclamado que el Gobierno que salga de las elecciones del 23-J incorpore a las pymes «con voz propia» en el diálogo social y espera que la futura directiva europea sobre morosidad contemple sanciones.

Lo ha dicho durante la celebración de los 36 Premis Pimes de la patronal, a la que han asistido la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès; los ministros José Manuel Albares y Raquel Sánchez; la presidenta del Parlament, Anna Erra; el delegado del Gobierno, Carlos Prieto; el alcalde de Barcelona, Jaume Collboni; los consellers Roger Torrent, David Mascort, Ester Capella, Natàlia Garriga y Gemma Ubasart, y los expresidentes Jordi Pujol y José Montilla.

También han asistido al evento el primer secretario del PSC, Salvador Illa; el presidente de ERC, Oriol Junqueras; el presidente de Junts, Jordi Turull; el secretario general de CCOO en Catalunya, Javier Pacheco; el secretario general de UGT en Catalunya, Camil Ros; el presidente de Conpymes, José Maria Torres; la presidenta de la Cámara de Barcelona, Mònica Roca, y el presidente del Puerto de Barcelona, Lluís Salvadó.

Cañete ha lamentado que el actual Ejecutivo no haya cumplido el compromiso que pidió en la anterior edición de los Premis Pimes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la representatividad de las pymes en el diálogo social.

Ha recordado que el Consejo de la Unión Europea (UE) ha adoptado la recomendación 9650/23 sobre el refuerzo del diálogo social en la UE que reclama una mayor participación de las organizaciones patronales y sindicales y que los criterios de representatividad sean objetivos, proporcionales y transparentes.

Ha dicho que la «esperanza» pasa por Europa para no romper la cadena de pagos, cerrar empresas y perder puestos de trabajo y, por tanto, parar a los, en sus palabras, ‘morrosos’, ha añadido, y ha recodado que en 2008, según él, una de cada tres empresas cerró a causa de los incumplimientos en los plazos legales de pagos.

El presidente de la patronal catalana ha pedido a los políticos y a la sociedad que sepan situar a la empresa en el «centro» de sus decisiones y pensando en la dimensión de las empresas.

Ha pedido que cuando piensen en formación profesional, cuando elaboren políticas industriales o cuando estudien la fiscalidad, «piensen en las mipymes»; y ha reclamado no se traslade al terreno público lo que ya se hace de forma «eficiente y eficaz» desde el sector privado y colaborar para generar las condiciones que, en sus palabras, pongan fin a la desafección ciudadana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *