Dijo Blaise Pascal: «El corazón tiene razones que la razón desconoce».

Y las emociones son las razones del corazón. Un lenguaje diferente que supera el peso de las palabras, que las rodea, las amplifica y las trasciende.

Este es el poder del subconsciente, un poder minusvalorado históricamente por la ciencia, y que hasta hace algunas décadas parecía más cosas de místicos que de gente centrada.

En la actualidad, cuando hablo en mis conferencias o formaciones de trabajar aspectos limbicos o emocionales, algunos todavía ponen caras raras, de asombro o incredulidad.

Es la “falsa supremacía de la razón” que hemos recibido de la educación tradicional y social.

Aún cuesta dar viso científico a estas cuestiones, hasta que respaldas tu argumentos con estudios de Harvard, que dan a la parte emocional hasta el 90% de la capacidad de decisión en muchas ocasiones. Ahí ya la cosa cambia… si lo dice Harvard ya me lo creo…

Es curioso observar como muchas personas tienen obstruida inconscientemente la entrada desde su emisferio izquierdo (racional) a su hemisferio derecho (emocional). Les cuesta sentir, apreciar el arte o la música, y han anulado prácticamente recuerdos kinestesicos o sentimentales.

Vivir siendo netamente racional, es perderte la magia de la vida; tampoco netamente emocional, pues te convertirás en un barco sin timón en una tormenta de emociones continuas…

EN EL EQUILIBRIO ESTÁ LA VIRTUD, como en la mayoría de las cosas mundanas…

Tender puentes entre tus dos hemisferios es fundamental para vivir una vida plena y SER FELIZ

Si quieres saber más sobre #NeuroComunicación o #Neuromarketing -> sígueme y recorreremos el camino juntos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *